Pan de limón con semillas de amapola

Palamós. Sábado, 29 de Julio.

Pasaban unos pocos minutos de las cinco y media de la tarde cuando Cristina Campos, escritora y autora del súper-ventas (10ª edición actualmente) "Pan de Limón con Semillas de Amapola", llegaba a la Llibreria Gavina.

Tras traspasar el umbral de la puerta de entrada, tardó unos breves instantes en recomponerse del calor que reinaba en la calle. Era su segunda visita al establecimiento firmando ejemplares, así que no fue de extrañar que se saludase tan amistosamente con Montse y Mónica, las propietarias del local.

Fue entonces cuando Cristina se dirigió a nosotros, que esperábamos pacientemente a poder saludarla, y empezamos a entablar una conversación de lo más distendida y agradable. Siempre es una suerte ser de los primeros en llegar... En seguida se ofreció a firmarnos un ejemplar de su libro y tomarse fotos con nosotros, y no sólo eso, sino que estuvo completamente atenta para escuchar nuestro proyecto (Books&Box) mientras compartíamos anécdotas sobre su trabajo, el cómo ideó la receta que da título a la obra, sus planes para el futuro y esa próxima película basada en el libro y que, sin duda, será un éxito de taquilla.

Entre las muchas cosas que nos contó, se coló un pequeño secreto: había más de un título para el libro... pero nos lo reservamos para nosotros. ¡Nunca sabremos si nos confesó el nombre de una posible nueva novela!

Cristina se desenvuelve en el trato personal directo igual, o mejor incluso, que en el plano literario: atendía amablemente a los visitantes del local, inquiriéndoles sobre sus gustos literarios, y buscando con audacia saber si habían leído su libro o si estaban dispuestos a leerlo próximamente. Todo con una sonrisa y mucho tacto, sabedora más que nadie de lo difícil que es afianzarse un puesto en el panorama de las letras españolas.

Pasó una hora aproximadamente y con todo, llegamos al momento de la despedida. Nos abrazó, animándonos a seguir trabajando en nuestro sueño y dándonos total confianza para que contásemos con ella en lo que nos pudiese ayudar. Abandonamos el local, no sin antes pasar por el pequeño expositor dónde reposaban varios ejemplares de la novela, y llevarnos unos pedacitos de esa receta que, la gente de la Fleca de l'Empordà, han convertido con maestría desde las páginas de un maravilloso libro a la realidad: pan de limón con semillas de amapola.

Comentarios